Las tensiones entre Estados Unidos e Irán van a peor. Recientemente la semana pasada fue derribado en territorio Irani un avión estadounidense, motivo por el cual el presidente Donald Trump ha firmado un decreto para endurecer las sanciones a Irán.

«Las sanciones financieras, que también afectan al líder iraní, Ali Khamenei, y a su entorno más cercano. Las tensiones en el Golfo Pérsico seguirán afectando al comportamiento del precio del crudo, el cual viene siendo muy errático en las últimas semanas, con el consiguiente impacto en las cotizaciones en bolsa de las compañías directa e indirectamente relacionadas con esta materia prima».

Los efectos en los mercados crecen según aumentan las tensiones entre ambos países. La volatilidad en los precios del petróleo se suman a daños colaterales, esta vez a las aerolíneas, debido al aumento de costos de combustible.

Está por verse cuál sera la respuesta de Irán ante el aumento de tensiones por parte de EE.UU, a través de la cual Trump intentaría sentarse a negociar un nuevo acuerdo nuclear. De momento, «ayer este país dijo que la vía diplomática se ha roto tras las últimas sanciones que les ha impuesto EE.UU.«

En otras ocasiones, las respuestas de Irán no han sido del agrado del presidente estadounidense. Responsables iraníes habrían dicho que “si hay acciones provocativas o irresponsables, tendrán respuesta recíproca cuyas consecuencias son impredecibles y con daños en ambas partes”.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *